Quito, Ecuador - Lunes 22 de Enero del 2018

Cómo matar un proceso en Gnu/Linux

comandos-linux-kill-command-signal-pid-proccess-proceso-matar-procesos

Una de las tareas que más conoce el usuario de Windows es terminar un proceso o cerrar una aplicación de manera inesperada. Este tipo de operaciones son habituales en sistemas Windows, pero por desgracia, no son exclusivos del sistema operativo: también existe en Gnu/Linux.

Pero, incluso en Gnu/Linux, la manera de actuar ante estos problemas son más eficaces que en sistemas operativos privativos. En Gnu/Linux existen tres comandos cuyo fin es matar un proceso o terminar con una aplicación, se llaman Kill, PKill y Killall.

Pero antes de utilizarlos, primero hemos de conocer o saber el PID del proceso. El PID es un número de identificación del proceso. Es único y no lo tienen más de un solo proceso, funciona como si fuera el DNI o número de pasaporte de una persona, es algo único e irrepetible en ese momento.

Conocer el PID de un proceso es sencillo, lo podemos saber escribiendo en la terminal el comando “htop” o directamente escribir “ps -A” en la terminal.

En cualquier caso nos mostrará todos los procesos, los programas que utilizan y el PID de cada proceso. Ahora, para matar un proceso hemos de escribir lo siguiente:

1
kill -9 PID

En lugar de PID utilizaremos el código del proceso. La variable “-9” indica que queremos matar el proceso. Si lo cambiamos por “-15”, indicamos que queremos que el proceso termine y si usamos “-1” lo suspendemos.

Kill es un comando que nos ayuda a matar un proceso pero solo funcionará sobre los procesos que hemos creado como usuario, no podremos matar procesos de otros usuarios ni tampoco de sistema.

El comando Pkill es similar a Kill. Pero a diferencia del anterior, PKill nos permite matar el proceso o el programa mediante el nombre, es decir, no necesitamos utilizar el PID del programa. Un ejemplo de uso sería:

1
PKill mysql

El comando Killall es más potente y efectivo que los comandos anteriores pero también es más peligroso. Killall no solo mata el proceso sino también el programa o función, matando todos los procesos que dependen de ese programa. Un ejemplo de uso de Killall es

1
killall firefox

Conclusión

Para matar un proceso sirve cualquier comando de los anteriores pero no todos se adaptarán perfectamente a nuestra situación. Dependiendo de nuestra necesidad o de nuestro problema hemos de usar Kill, PKill o Killall. Personalmente recomiendo utilizar PKill, por ser más sencillo y rápido. Aunque si tenemos un problema grave, el comando Killall puede ser de gran utilidad.

Fuente: www.linuxadictos.com

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *