Quito, Ecuador - Sábado 16 de Diciembre del 2017

El software libre, es cuestión de ética

El software libre es (parafraseando a la Free Software Foundation), ante todo, una forma ética de entender el software o los programas de ordenador. Eso incluye tanto la fabricación de los programas como su distribución y su utilización.

La definición de la Fundación para el Software Libre dice que para que un programa de ordenador sea considerado software libre debe respetar cuatro derechos o libertades considerados como fundamentales para el usuario de ese programa:

Los usuarios deben tener derecho a utilizar el programa, sin restricciones, donde quiera, como quiera y para lo que quiera.

Los usuarios deben tener derecho a estudiar cómo funciona el programa y, si lo desean, a adaptarlo a sus necesidades específicas.

Los usuarios deben tener derecho a distribuir copias a sus amigos, empleados, conocidos, empleadores y, en fin, a cualquier persona que deseen.

Los usuarios deben tener derecho a mejorar el programa, publicar y distribuir sus mejoras al público (o a quien deseen) de modo que más personas salgan beneficiadas de los cambios.

Por tanto, en contra de lo que la mayoría de la gente piensa acerca del software libre, no es sólo una cuestión técnica y para técnicos, es una cuestión ética.

Es cierto que muchos informáticos y técnicos llegamos al software libre por las bondades técnicas del mismo, pero en mi caso particular, es un argumento (muy importante) más a su favor, pero no el único.

La ética que sustenta este movimiento de derechos, libertades, colaboración, horizontalidad, etc. es igual o más importante.

Si eres usuario de software (y si estás leyendo esto lo eres) te invito a que pienses sobre el software que utlizas, y qué tipo de valores apoyas con ello.

Fuente: www.tacande.net

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *