Quito, Ecuador - Domingo 24 de Septiembre del 2017

El cambio político abre la puerta al software libre en Barcelona y Madrid

españa_asamblea

El pasado domingo se celebraron elecciones municipales y autonómicas en España y el mapa político cambió. El partido en el Gobierno perdió sus mayorías absolutas y diferentes fuerzas se hicieron con un hueco que esperan aprovechar para virar el rumbo de los últimos años, también en materia tecnológica. De cumplirse los pronósticos y los programas electorales, al menos en Barcelona y Madrid el software libre tendrá preferencia.

Nos quedamos con Barcelona y Madrid para esta noticia porque más valen dos ejemplos claros que muchos difusos, y es que el panorama está todavía por componerse en cantidad de sitios; en Barcelona y Madrid, sin embargo, la fotografía es más nítida: todo parece indicar que Barcelona en Comú y Ahora Madrid gobernarán en sendas capitales; con apoyos, pero al frente de los Ayuntamientos y haciendo valer su programa.

En el caso de Ahora Madrid (PDF) la referencia al software libre en su programa electoral es de apenas una línea en un subapartado profundo y en último punto, vago a la vez que conciso:

Introducir progresiva y preferencialmente el software libre en la gestión municipal.

En el programa de Barcelona en Comú (PDF) sí se encuentra contenido más desarrollado. El cambio de modelo de ciudad planteado por la formación contempla “desarrollar el software libre e impulsar la innovación” y “favorecer una ciudad de código abierto”. Al respecto se especifica:

Barcelona no puede quedar al margen del gran movimiento internacional a favor del software libre y del open access en muchas esferas de actividad. No podemos ser una smart city que depende de las grandes empresas y corporaciones para desarrollar servicios y campos de actividad digital al servicio de las personas, sin facilitar que estas personas puedan ser protagonistas de estos cambios. Ciudades como Múnich o regiones como Extremadura apostaron por la migración al software libre con un ahorro anual calculado, por ejemplo en el caso de Extremadura, de 30 millones de euros.

Actualmente, el sistema educativo catalán también ha apostado por el software libre (linkat). Consideramos que el Ayuntamiento puede empezar a migrar hacia el software libre de manera lenta pero continua, empezando por aquellos ámbitos más receptivos y preparados, y con la implicación de aquellos sectores de la administración que ya lo utilizan.

Un cambio de estas características conlleva:

  • Ahorrar en el pago de licencias y por cambios de maquinaria.
  • Garantizar la transparencia y seguridad para poder acceder al código, su reutilización, modificación y mejora por parte de la comunidad, y la soberanía tecnológica y el desarrollo de software que necesite el ayuntamiento, sin depender de terceros.
  • Garantizar en mayor medida que no se aplicarán patentes al software que imposibiliten la innovación.

Desarrollar un plan estratégico para vincular los grandes acontecimientos relacionados con el cambio tecnológico a la implementación de una red de empresas locales que apuesten por el software libre y la soberanía tecnológica.

Salvando las distancias en cuanto a profusión, ambas propuestas incluyen al software libre como objetivo y al mismo tiempo son tan poco explícitas que, como suele suceder con los programas electorales de cualquier partido político, quedan abiertos a interpretación y sujetos a voluntad política en aplicación. Fragmentos como “progresiva” o “de manera lenta pero continua” no son baladí; son el clavo al que agarrarse de no cumplir.

El factor diferenciador en esta ocasión es que ni Barcelona En Comú o Ahora Madrid son partidos políticos al uso, sino una confluencia de plataformas ciudadanas, fuertemente apoyadas por partidos políticos como Podemos, pero no supeditadas a éstos. O eso es lo que aseguran. En cualquier caso, son novedad y dicen venir a regenerar, por lo que debieran merecerse el beneplácito de la duda.

En efecto, podríamos haber encabezado esta entrada con un “Barcelona y Madrid migran al software libre”… Pero nos acogemos a esa forma “progresiva” o “de manera lenta pero continua” y aguardaremos a los hechos para aplaudir. Mientras tanto, nos hacemos eco de las promesas.

Fuente: http://www.muylinux.com

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *